CONSTRUYENDO UN HOGAR

Las casas, al ser adquiridas, aquellas de nueva construcción, vienen sin alma, son un gran continente sin apenas contenido, al que le falta toda la esencia, todo el carácter que tendrán que aportar sus moradores, poco a poco, con el paso de los días y las experiencias vividas.

En el caso de las viviendas que se adquieren de otros propietarios, las labores de personalización serán incluso más arduas, pues habrá que borrar aquello que no vaya acorde a nuestra personalidad y, a partir de ahí, dejar nuestra propia y exclusiva huella.

Las labores más gratificantes cuando estamos inmersos en el trabajo de personalizar nuestro hogar son aquellas que podemos realizar por nosotros mismos, aquellas pequeñas tareas de bricolaje que podemos llevar a cabo con herramientas eléctricas baratas, que no necesiten de un gran desembolso de dinero, como las que encuentras en herramientas 10, o herramientas de jardinería si tenemos la suerte de contar con un espacio exterior que podamos trabajar y adecuar a nuestros gustos.

No importa si eres un principiante o un profesional dentro del mundo del bricolaje, siempre hay algún trabajo que podrás realizar y que te llenará de orgullo y satisfacción, sintiéndote partícipe activo del acabado que tendrá tu casa, de cómo lucirá finalmente, o de la conservación de la misma, arreglando imperfecciones si en una vivienda que cuenta ya con algunos años.
Las acciones sobre las que actuar son infinitas, desde crear el marco para un cuadro hasta colocar una cenefa decorativa, las posibilidades de mejoras que puedes hacer en tu hogar dependerán exclusivamente de ti y no tendrás necesidad de ser un experto en carpintería, albañilería, electricidad fontanería, pintura, solo paciencia y ganas de aprender y hacer las cosas por uno mismo.

La decoración de interiores

No hay lugar a dudas que un espacio exterior es el colofón final de una casa, algo así como la guinda del pastel, pero es en la decoración de interiores donde encontramos su máximo exponente y lo que debe representarnos con mayor firmeza y fidelidad, será lo que nos haga sentirnos en casa definitivamente.

Y es que nos sentiremos identificados en cada una de las acciones que acometamos en ella y en cada una de las funciones que la misma casa nos brinda. De este modo, en el dormitorio descansamos y dormimos y esta estancia nos debe ofrecer, por tanto, un ambiente relajado y confortable.

En torno al conjunto de técnicas que se utilizan para completar una vivienda y hacerla más atractiva, nace el concepto de home staging, que significa en su sentido más literal; puesta en escena de la casa, este particular diseño de interiores se desarrolló en Estados Unidos para darle un aspecto más seductor y tentador cuando lo que pretendemos es vender el inmueble o alquilarlo. Aquí el objetivo es, por tanto, destacar los puntos fuertes y tratar de minimizar los más débiles de cada vivienda.

El objetivo aquí no es personalizar la casa, como en el caso del bricolaje, sino más bien convertirla en un espacio neutro, y a la vez acogedor, donde la mayoría de personas se sientan cómodas al entrar y puedan proyectar sus propias ideas e ilusiones sobre ella.

Si bien es cierto que no es lo mismo decorar o arreglar una casa para vivir que para alquilarla o venderla, sí hay ciertas comodidades que son muy ventajosas para cualquiera de los objetivos que tengamos en mente, habitarla o conseguir que sea más apetecible que el resto de hábitats competidores que encontramos en el mercado.

Una de esas comodidades puede ser, por ejemplo, la calefacción o el aire acondicionado, pero también podemos dar un paso más allá en este sentido e incluir laminas de protección solar. Las láminas de control solar minimizan la pérdida de energía que se escapa por las ventanas de nuestras viviendas y edificios y que disminuye considerablemente la confortabilidad de inmueble, además de aumentar el importe de la factura de la electricidad.

Estas láminas solares consiguen llevar al mínimo la pérdida de calor en hasta un 34%, y además al ser opacas en el interior, permiten la entrada luz, pero nos dan mucha más intimidad sin que las miradas curiosas puedan vernos en nuestra intimidad.

Pero estas no son solo sus ventajas, así mismo estas láminas consiguen bloquear hasta un 99,90% los rayos perjudiciales UV, de este modo ayuda a proteger a los objetos contra la decoloración por exposición prolongada de los rayos solares, y reducen las emisiones de carbono a la atmósfera, favoreciendo la sostenibilidad ambiental.

La cocina, el motor de una casa

Hay muchos decoradores que piensan que el salón es el corazón de un hogar, y nos les falta razón por ser la estancia donde se comparten los mejores momentos con la familia y amigos. Pero la cocina, sin duda alguna, es el motor que hace que todo ruede, pues es donde se elaboran los platos que darán de comer a toda a familia, los mejores manjares que compartiremos con nuestros amigos o en la intimidad de la pareja, donde se consigue la energía que nos dará fuerzas para combatir cada día.

Es sin duda una estancia que tiene que ser práctica, funcional y muy resistente, pues cada día se elaboran en varias ocasiones las comidas. Es por esto que se suelen utilizar las encimeras de cocina más resistentes, las encimeras silestone, pues están elaboradas en un 94% con cuarzo silestone que le proporciona una dureza extraordinaria.

Los electrodomésticos también han de ser de primera calidad para ayudarnos tanto a la conservación y elaboración de los alimentos como a la limpieza de los utensilios que utilizamos. La cocina es el motor, como decimos, que alimenta a los habitantes de la casa y de su correcto funcionamiento depende la salud, y en gran medida, la felicidad de sus moradores.

Y es que el hogar se hace de estos recuerdos que vamos creando a medida que crecemos, ese aroma al puchero de mamá humeando en la cocina y que nos reconforta en un día duro de invierno, las charlas cómodas en el sofá de media tarde, las partidas al parchís en familia o esas noches de pelis con palomitas.

Como señalábamos al principio de este artículo, el hogar necesita de vivencias y experiencias para ir formándose, para transformar un inmueble cualquiera en algo nuestro, algo único que forme parte indisoluble de nosotros mismos.La decoración de un hogar, así como sus comodidades, esas mejoras que les vamos añadiendo para ganar en calidad de vida, nos hacen la vida más fácil, más relajada, propiciando el ambiente ideal para encontrarse con uno mismo y con su núcleo familiar.

Fuente:cinconoticias.com